Aceite de Coco para el cabello

Si estás buscando una solución para el cabello suave y brillante, intenta alcanzar un frasco de aceite de coco. Adecuado para casi todos los tipos de cabello, este aceite natural está repleto de ácidos grasos que pueden ayudar a reparar el daño diario, mejorar la textura y restaurar la salud y el brillo del cabello.

Beneficios del aceite de coco para el cabello

El cabello sano depende de las proteínas, que es el principal componente del cabello.

Sin embargo, los procesos químicos como teñir y resaltar, e incluso las actividades diarias como lavar y peinar, pueden dañar las proteínas y causar estragos en el cabello. Existe alguna evidencia de que el ácido láurico (un tipo de grasa saturada abundante en aceite de coco) puede beneficiar su cabello al protegerlo contra la pérdida de proteínas.

En un informe de 2015 publicado en el International Journal of Trichology, por ejemplo, los investigadores revisaron una serie de estudios que probaban los efectos de los aceites de origen vegetal en el cabello humano. Los autores del informe señalan que el aceite de coco “tiene una gran afinidad por las proteínas capilares” y una capacidad única para penetrar en el tallo del cabello. Esta penetración es esencial para limitar la cantidad de agua absorbida por el cabello, un factor clave en el daño diario del cabello.

Además, uno de los estudios revisados determinó que el aceite de coco era el único aceite capaz de reducir la pérdida de proteínas tanto para el cabello no dañado como para el cabello dañado cuando se usaba como producto de aseo previo y posterior al lavado.

Este estudio también midió los efectos del aceite mineral y del aceite de girasol en el cabello.

Cómo usar el aceite de coco en el cuidado del cabello
Aunque es bastante ligero, el aceite de coco puede pesar el cabello hacia abajo o dar una apariencia opaca y grasienta cuando se usa en exceso. Para evitar la acumulación, comience con una pequeña cantidad -no más de una cucharada- y masajee suavemente el aceite a través de su cabello, comenzando en la sección media y continuando hasta las puntas.

Para obtener mejores resultados, algunos expertos en el cuidado del cabello sugieren usar aceite de coco de dos a tres veces por semana. Se dice que el uso regular de aceite de coco puede mejorar gradualmente la textura del cabello, facilitar la sequedad y combatir el encrespamiento.

Algunas personas descubren que aplicar aceite de coco directamente en el cuero cabelludo puede aliviar la sequedad, pero otras luchan con problemas como la irritación y los poros obstruidos. Si nunca ha usado aceite de coco en el cuero cabelludo, tenga cuidado al comenzar con una cantidad muy pequeña.

4 maneras fáciles de usar el aceite de coco en el cuidado del cabello

Uno de los aceites para el cuidado del cabello más versátiles que existen, el aceite de coco puede hacer maravillas como tratamiento previo al champú, acondicionador, auxiliar de peinado o mascarilla. He aquí cuatro maneras sencillas de revitalizar tu rutina de cuidado del cabello con aceite de coco:

Como protector prelavado. Cuando se aplica el prechampú, el aceite de coco puede evitar que el cabello absorba demasiada agua (y, a su vez, evitar el daño y la sequedad). Trate de aplicar aceite de coco unos 15 a 30 minutos antes de lavarse, concentrándose en la sección media y las puntas del cabello.
Como acondicionador. Como cualquier otro buen acondicionador, el aceite de coco puede ayudar a fortalecer el tallo del cabello y prevenir que se rompa.

Puede utilizar el aceite de coco como una alternativa a los acondicionadores estándar, o simplemente añadir unas gotas de aceite a su acondicionador habitual para aumentar su poder suavizante.

Como ayuda para el peinado. Sólo una pizca de aceite de coco puede ser de gran ayuda cuando se trata de domar el encrespamiento. Para una absorción más fácil y un peinado óptimo, asegúrese de aplicar el aceite en el cabello húmedo.

Como una máscara de pelo. Para un tratamiento capilar súper nutritivo, masajea una o dos cucharaditas a través de tu cabello y déjalo trabajar con su magia suavizante. Puedes lavar el aceite después de unas horas, o dejarlo toda la noche para el cabello excepcionalmente seco o dañado.